Un año más de crecimiento

Como colofón a la temporada 2013-2014 tenemos que resaltar el buen hacer del club y su ilusión por el trabajo en cada una de sus categorías.
Comencemos por iniciación, una forma fantástica de introducir a los niños en este deporte tan bonito. Se divierten, empiezan a hacer cosas con el balón que pensaban no se podían hacer, lo hacen con compañeros de equipo y dan sus primeros pasos siempre de la mano y bajo los sabios consejos de Roberto, Michel y la juventud e ilusión que aporta Sara.
Los prebenjamines, que alegrías nos dan estos pequeños, sus partidos nos hacen vibrar a toda la familia y ellos comienzan a darse cuenta de lo que es competir. Lo hacen como un juego, pero ese juego va teniendo un trasfondo que con el tiempo valorarán en su justa medida. Los que dan cuenta de estos pipiolos con mucha ilusión y aprendiendo cada día de todo lo que los rodea son Sergio, Rony, Abel y David.

Los benjamines, separemos los por su edad. El primer año resulta algo complicado, pero no para los nuestros, demuestran raza y corazón, con sus aportes de calidad en su juego; dejan entrever el gran trabajo que hay detrás a pesar de su corta edad. Esto hay que agradecérselo a Juan Carlos y Javier. Los de segundo año, los define la calidad, un juego exquisito y competitivo. Da gusto verlos. La constancia y los años de experiencia se ven reflejados en los partidos de la mano de Ramón y Javier.
Los alevines: qué equipo, se juntan las dos añadas para tener aportes de experiencia con frescura de juventud. El resultado se manifiesta en sus encuentros. En su dirección, al igual que en equipo se produce ese aporte de experiencia y juventud por parte de Roberto y Alberto.
Infantiles: aquí nos encontramos con el referente para los demás, primer año que están en la categoría, un fútbol sala que roza la excelencia, la conciencia de equipo que tienen y con las hormonas en plena ebullición. Lo han canalizado de firma ejemplar José Luis y Diego. Un espectáculo la temporada de este equipo.

Para cerrar esta temporada, agradecer a todos los niños y chavales sus ganas y su ilusión, a los entrenadores por su tiempo, un valor muy importante que deciden ponerlo a disposición del club con total conocimiento de causa. A la junta directiva por buscar y encontrar motivación para todos los anteriores.
Estamos creciendo, tenemos que ser conscientes que nos encontramos ante una renovación continúa y aprendizaje condenado a perpetuidad. Disfrutemos de los retos que tenemos por delante y tratemos como hasta ahora de unificar esfuerzo e ilusión con el trabajo que realizamos. Ahora dispongámonos a cargar las pilas con las vacaciones que tenemos por delante para volver con más ganas.
Hasta pronto.