Sangre, sudor y … casi lágrimas

Unión Segovia 4-5 Laguna FS

Infantil RegionalEl equipo lagunero se desplazo hacia tierras segovianas, para enfrentarse al C.D. Unión Segovia, decimotercero en la tabla de clasificación regional de categoría Infantil.  Con el pitido inicial del colegiado Alejandro Santamaría daba comienzo la primera parte de este encuentro que sobre el papel, el equipo lagunero debía ganar sin mayores apuros. Digo sobre el papel porque en este campeonato no hay equipo inferior, ni superior y así se demostró en el pabellón segoviano María Martín.

El equipo segoviano salió decidido a poner en serios apuros al Laguna F.S., y la verdad: lo consiguió. Durante los primeros 13 minutos del partido, el equipo segoviano asediaba la portería del Laguna y sin mucha suerte no llegaba a convertir dicho dominio en gol, ya que durante estos minutos en sus continuos ataques dio 4 disparos a los palos y otros 5 disparos que nuestro portero Santa paró de forma excepcional. Sin lugar a dudas Santa fue clave durante varias acciones de todo el encuentro, pero tanto va el cántaro a la fuente que….en el minuto 14 el equipo segoviano se adelantaba en el marcador, fruto de un desaparecido y desconocido Laguna fútbol sala.

Al equipo lagunero, después de haber encajado el gol, se le notaba que seguía muy impreciso en sus pases, es más, parecía que el Laguna fuese el decimotercer clasificado de la liga, pero nuestro equipo tenía la obligación de ser el equipo que bajo el papel debía de demostrar porqué era superior, así en el minuto 17  Hugo Escanciado marcaba el primer gol del Laguna, colocando el marcador en un empate a uno. Con el gol el Laguna esperaba encontrar ese sosiego y tranquilidad que le faltaba durante los minutos anteriores, pero volvían a producirse errores, fallos y muy poco juego del futbol sala que los laguneros nos tenían siempre acostumbrados, fruto de ello y tan solo dos minutos después (minuto 19) el equipo segoviano volvió a realizar diana en nuestra portería subiendo al electrónico el 2 – 1. Después de dicho gol el colegiado pitó el final de la primera parte, donde he de decir que casi el equipo lagunero ansiaba porque llegara dicho momento.

Ya en vestuarios, nuestro entrenador, supo hablar con los jugadores haciéndoles ver lo mal y desastroso juego que habían ofrecido sus chicos en el campo. A todo esto y después de que el mister supiera guiar a sus jugadores hacia el camino que debían de retomar, les inculcó ánimo, les supo recomponer y como no…., de ponerles las pilas. Una vez finalizado el tiempo de descanso, el Laguna saltó a la cancha con la lección bien aprendida y nada mas dio comienzo la segunda mitad se produjo nuestro ansiado gol de las botas de Diego Rodriguez, con el que el marcador ya lucía el empate a dos y cuyo minuto era el 21 del encuentro. Tan solo cuatro minutos después en el 26 Javier Nieto, volvía a atravesar con su disparo la portería local colocado el 2 – 3 en el partido.

El equipo comenzaba a brillar nuevamente, ahora sí, los pases eran precisos y los nervios ya no aparecían por ningún lado, fruto de ello llegó el cuarto gol del Laguna de la mano nuevamente del goleador del equipo Diego Rodriguez; el electrónico ya anunciaba un 2 – 4 a favor de los laguneros. Pero cuando todo parecía a favor del laguna, nuestros chicos volvieron a bajar los brazos igual que al comienzo del partido, de tal forma que prácticamente en dos minutos (en el 33 y en el 34 ) el equipo segoviano puso tablas en el marcador 4 – 4 a tan solo 6 minutos del final del partido.

Durante los siguientes minutos desde el 34 hasta el 39, ambos equipos lucharon por cada palmo de la cancha, donde fue un continuo corre calles, sin acierto para ninguno de ellos, y a falta de 20 segundos para dar por concluido el choque… nuestro punta Javier Nieto logró convertir un gol que parecía que no se iba nunca a producir, dicho gol fue festejado como una final de copa, el marcador reflejaba un resultado de 4 – 5 y aunque se pudiera pensar que ya estaba todo acabado el equipo segoviano tuvo un par de ocasiones que a punto estuvieron de borrar la sonrisa al equipo del Laguna Fútbol Sala, pero por suerte no acertaron y llego el termino del partido con la victoria en los bolsillos de nuestro equipo.

Sirva como crítica a los jugadores del Laguna, no se puede jugar como se jugó y mucho menos que el equipo local nos sacara sangre, sudor y casi, casi, casi…, lágrimas para lograr nuestra victoria.