Filosofía del Laguna FS

Esta es la primera de una serie de tres entradas que vamos a publicar en estos días. En ellas el Laguna FS define su ADN deportivo, que es y por qué valores quiere que le identifiquen. Esta primera habla de la Filosofía del Club, mañana publicaremos un decálogo de conducta de entrenadores, jugadores y padres y por último el jueves una carta a los padres. Todo ello esta incluido de forma permanente en el menú superior de la web.

El Club Deportivo Laguna Futbol Sala Virgen del Villar tiene como filosofía, la formación humano-deportiva de los jóvenes, a través de la práctica del fútbol-sala y la cual queremos hacer extensiva a deportistas, técnicos, directivos, auxiliares y acompañantes. Con ella, se buscará la adquisición de valores como esfuerzo, compañerismo, disciplina, responsabilidad, autocontrol, trabajo en equipo, así como de hábitos saludables de vida, que el deporte conlleva en su esencia.

Los valores que queremos potenciar con la práctica deportiva son:

  • Autoestima para quererse, valorarse, sentirse útil y saber que podemos hacer más de lo que creemos.
  • Esfuerzo sabiendo que con energía se consiguen las metas que nos propongamos.
  •  Constancia para perseverar en nuestros intentos.
  •  Autocontrol para dominar nuestros impulsos y emociones.
  •  Humildad para aprender de los errores y desterrar individualismos.
  •  Responsabilidad para obtener la satisfacción que nos proporciona cumplir con nuestro deber.
  •  Cooperación para ser capaces de trabajar en equipo y conseguir los objetivos del grupo.
  •  Solidaridad para ayudar a los que nos necesitan.
  •  Tolerancia para aceptar diferentes formas sin tener prejuicios.
  •  Integración de todos los deportistas, sin importar raza, sexo o religión.

 El CD Laguna Fútbol Sala

  •  El Club facilitará los medios necesarios para que cada jugador pueda desarrollar al máximo sus capacidades deportivas, poniendo a su disposición los medios materiales y personales que estén a su alcance, aunque siempre posponiendo los resultados al cumplimiento de los objetivos educativos que la filosofía del Club prioriza.
  • La práctica deportiva federada estará abierta a todos los alumnos que lo deseen, conjugando la idea de participación, con la de rendimiento, de tal forma que, a partir de cierta edad, pero nunca durante la educación primaria, se podrán establecer diferentes categorías, con distintos objetivos respecto al rendimiento deportivo, atendiendo al nivel alcanzable por unos alumnos y otros.
  • El Club Deportivo podrá establecer convenios de filiación o de colaboración con otros clubes deportivos para el desarrollo de sus actividades o para la mejora técnica de los deportistas, si lo considera oportuno. Asimismo podrá contar con patrocinio de entidades y firmas comerciales para la obtención de recursos económicos.
  • La Junta Directiva nombrará un Coordinador cuya función será la puesta en marcha y desarrollo de la planificación deportiva, fundamentalmente a través de la formación, así como la coordinación de los planes de trabajo de los técnicos responsables de cada grupo.
  •  El Club Deportivo establecerá un Reglamento de Régimen Interno, concordante con el presente Ideario y con la Reglamentación Deportiva y Disciplinaria vigente. En dicho Reglamento, junto con las obligaciones y derechos de todos los miembros del Club, se tratarán de establecer las soluciones para aquellos casos en que determinadas actuaciones aconsejen la toma de medidas de tipo disciplinario.
  • La Junta Directiva, caso de suscitarse alguna duda, queda facultada para efectuar cuantas aclaraciones sean precisas a las determinaciones contenidas en el presente ideario.

Plan Formativo

 La finalidad deportiva en edad temprana tiene como prioridad la educación y formación deportiva de acuerdo a la edad del deportista, por lo que se tendrán en cuenta los aspectos físicos y psicológicos inherentes a la edad y a la propia personalidad del deportista a la hora de plantear un Plan de Formación; partiendo de ejercicios básicos de psicomotricidad hasta los más complejos, siempre priorizando el aprendizaje sobre los resultados; aunque, en algunos casos, esta priorización del aspecto educativo no esté reñida con la capacidad de competir inherente a nuestra condición humana.

 Se pondrá todo el empeño en que a través de los entrenamientos, los niños adquieran conocimientos individuales, técnicos y tácticos, a partir del juego colectivo, sin olvidar el aprendizaje lúdico del juego y la socialización del grupo.