Un gran equipo, una gran temporada

CD Peñalba 3-8 Laguna FS

Para quitarse el sombrero ha sido hoy el partido que ha realizado el equipo benjamín de Laguna frente al líder imbatido hasta hoy. Al igual que el pasillo al campeón, como se merece, que los nuestros hicieron en la salida a la cancha del equipo del Peñalba. Un detalle que les honra porque tan importante es saber ganar como saber perder. Después de un mes de parón liguero, cabía pensar que nuestro equipo volvería a notarlo tal y como pasó en Navidad, pero nada más lejos de la realidad. Todo lo que entonces fueron nuestros defectos, hoy se convirtieron en nuestras virtudes: intensidad de principio a fin, gran desgaste físico, presión al rival en su propio campo, trabajo en equipo y hasta jugadas y movimientos ensayados que desarbolaron por completo al equipo local. Y todo esto sabíamos que nuestro equipo era capaz de hacerlo, pero hasta ahora no lo había demostrado, al menos durante un encuentro completo y ha tenido que ser en el mejor partido posible para alegría de todos ellos y de la afición.

Al igual que pasa en una orquesta, en la que los músicos pueden ser muy buenos, pero sin un buen director no son capaces de llevar a la práctica todos sus conocimientos, ocurre con un equipo de fútbol sala. Hoy se ha visto esa buena dirección y creo que es momento de agradecer y felicitar a los dos entrenadores del equipo, Juan Carlos y Javier, por el trabajo realizado en los últimos meses. Lejos de tirar la toalla, han seguido perseverando para corregir las cosas que los chicos no hacían del todo bien y enseñándoles nuevos movimientos para mejorar aún más su juego. Esta mañana se ha visto plasmado todo ese esfuerzo con un resultado inmejorable. Felicidades!!!. La verdad es que haciendo un resumen de la temporada, hay que estar contentos con el rendimiento de estos muchachos, pero nos queda una espinita clavada por no haber conseguido el título que yo creo que se merecían tanto como los campeones. No en vano, la única diferencia es que el campeón ganó 2-3 en la cancha del Valladolid y nosotros nos quedamos en un 3-3, con lo cual, podemos pensar que también los nuestros estaban capacitados para haberse llevado el campeonato. Este es el sabor un tanto amargo que nos queda. El sabor dulce que tenemos ahora mismo es que nos espera una apasionante Copa, en la que esperamos y deseamos que nuestro equipo esté a la altura de lo demostrado hoy. Si esto ocurriera, y con el debido respeto a los equipos rivales, creo que están en disposición de ganar la otra competición de categoría benjamín de este año 2015. Buena suerte chicos!!!